Menú Principal
6 de Agosto de 2018

Almendra Cumplió su sueño de ir al Cine

Funcionarios del Hospital Carlos Van Buren y Cine Hoyts sorprendieron a niña de 13 años padece un extraño mal, con una función privada en Cine porteño.

Almendra Cuadra Silva, tiene 13 años y es una niña muy inteligente que padece un extraño mal que no le permite moverse y que a su vez fue protagonista de una hermosa historia. Nació con el extraño Síndrome de Bruck, cuyas manifestaciones dañan profundamente su columna, lo que le impide caminar, sentarse y que le provocan contracturas progresivas en las articulaciones, entre otras cosas. Un mal físico muy doloroso. Debido a su condición, hace dos años sufrió cuatro infartos cerebrales. Antes de eso ella aún podía desplazarse en silla de ruedas, pero los infartos la dejaron en posición horizontal, obligándola a permanecer acostada.

Su madre, Mónica Silva, relata que desde hace dos años la vida de su hija cambió para siempre. “Fueron dos años sin poder sacarla a ningún lado. Antes de eso a ella le encantaba ir al cine, porque aún podíamos sentarla en la silla de ruedas. Pero después no podíamos. Entonces ella de repente se pone a llorar y me dice: ‘Mamá quiero ir al cine’, o ‘¿cuándo vamos a ir a la playa?’. Entonces yo le explico que no la puedo sacar porque no cabe en un auto. Y la única vez que salimos es cuando va al hospital porque la vienen a buscar en ambulancia”.

Quienes conocen de cerca la historia de Almendra, son los trabajadores del Hospital Carlos Van Buren, quienes la han atendido desde que nació. Así la conoció el matrimonio conformado por Anselmo Villarroel y Verónica Flores, los dos funcionarios del Carlos van Buren. Ambos conocieron a Almendra en la Unidad de Cirugía Infantil. Anselmo cuenta que más de alguna vez vio a la niña esperando ser atendida viendo películas con un reproductor de DVD portátil. “Es ahí cuando empieza mi relación con ella, regalándole una película que ella quería, y me emocionó mucho saber que a ella le gustaban tanto las películas”, señala Anselmo. Agrega que: “Ahí se me ocurrió la idea de querer darle una alegría, y que fuera algo distinto a su rutina diaria. Se me ocurrió la idea de regalarle unas entradas al cine para que fuera con sus papás a ver la película que ella quería y es ‘Hotel Transilvania 3: Unas vacaciones monstruosas’, y que está en cartelera en el Cine Hoyts”.

Anselmo se acercó al Cine Hoyts de Valparaíso, en busca del apoyo logístico para que Almendra pudiese ingresar en camilla. Fue ahí donde otra gran persona le brindó una grata sorpresa. “Don Orlando Cortés es el encargado del Cine Hoyts Valparaíso, y desde el primer momento me brindó toda su ayuda para cambiar la emisión de la película en otra sala, y que fuera la más adecuada para recibir a Almendra”, asegura Anselmo. Pero Orlando no solo entregó todas las facilidades para la sorpresa, sino que también ofreció las entradas de manera gratuita. El encargado del cine destaca que dentro de las políticas de Cine Hoyts se han establecido instancias para brindar la magia del cine a la comunidad, sobre todo en casos especiales como el de Almendra. “Conocimos el caso de Almendra, la pequeña aficionada al cine que no tenía la opción de venir. Me comuniqué con Anselmo y concordamos en hacer movimiento de algunas salas y eliminar algunas funciones para que calzara el horario con el de Almendra, y que después de sus curaciones se viniera hacia el cine”, afirma Orlando.

Pero faltaba gestionar el traslado de la niña desde el Hospital Carlos Van Buren hacia el Cine Hoyts. Es ahí donde el Director del Hospital, Dr. David Gutiérrez se unió a la noble misión. “Legalmente nosotros no podemos destinar una ambulancia fiscal a que salga de su recorrido porque hay leyes que nos obligan a eso. Entonces como yo conozco a la Almendra desde el día que nació y ha sido mi paciente, decidí que más que tomar una decisión administrativa, iba a hacer un gesto personal y dispuse de una ambulancia particular”, comenta el doctor Gutiérrez. “Me mandaron videos y fotos donde la niña se ve muy contenta. Además ella es una persona con una capacidad intelectual normal, su discapacidad es física”.

Fue así que el martes pasado, después de su control en el Hospital Carlos Van Buren, Almendra subió a la ambulancia pensando que volvería a su casa. Pero su sorpresa fue mayor cuando se abrieron las puertas del vehículo y estaba afuera del Cine Hoyts. En las puertas la recibieron sus “tíos” del hospital, los trabajadores del cine y sus padres, además de un hermoso globo de unicornio. Entró a la sala con su carita llena de risa. Mónica, su madre, dice que hace mucho tiempo no veía a su hija gritar de emoción y felicidad. “Nosotros como familia estamos felices porque por fin pudo hacer algo que ella quería, que era ver esa película en el cine”, agradece Mónica.