Menú Principal
2 de Julio de 2020

Hospital Carlos van Buren continúa entregando atención a pacientes en sus hogares en medio de la pandemia

***A pesar de diversas dificultades, el centro asistencial, a través de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria, ha logrado cubrir los objetivos de dicho servicio que permite descongestionar camas y mantener vigilancia de casos.

 

La Unidad de Hospitalización Domiciliaria (UHD) del Hospital Carlos van Buren ha mantenido la continuidad de su servicio en el hogar de los pacientes, a pesar de los diversos desafíos que ha debido abordar producto de la contingencia sanitaria, incluso luego de ver disminuida parte de la dotación de su equipo que debió cumplir cuarentenas. Producto de la pandemia, los funcionarios y funcionarias debieron reorganizar el trabajo para cumplir el objetivo de llevar la atención desde el hospital al domicilio.

 

El jefe médico de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del Hospital Carlos van Buren, Dr. Abraham Parra, explicó que “inicialmente fue complejo porque este servicio siempre ha sido, por su calidad, una unidad de transición, entonces, como está entre una atención completamente ambulatoria y un manejo hospitalizado, nos costaba definirla en qué área encajaba, fue complejo definir en qué punto de riesgo estábamos con respecto a la pandemia, estuvimos analizando harto el tema porque, por un lado, como unidad podemos decir que tenemos menos pacientes que otras unidades pero, por otro, el paciente puede estar en un contexto donde hay áreas que a veces se escapan de control, como por ejemplo, está con sus familiares, cuando estaba recién partiendo la pandemia, habían pacientes que recibían visitas constantemente o que estaban en domicilios muy pequeños donde el área era muy restringida, entonces, era complejo mantener la distancia”.

 

Reestructuración de la unidad

 

Desde el inicio de la pandemia, la UHD del Hospital van Buren debió reestructurarse debido a las exigencias de la emergencia, en ese sentido, el Dr, Abraham Parra detalló que “tuvimos que hacer una serie de reestructuraciones que nacieron tanto de análisis de lo que planteaba el Comité Operativo Covid-19 del hospital, lo que fuimos rescatando en el equipo, ya que los técnicos en enfermería y las enfermeras, por un tema práctico, son quienes realizan la mayor cantidad de visitas, entonces, nos hacían sugerencias sobre las situaciones que fueron detectando  en terreno, además, sacamos ejemplos de distintas experiencias, también en nuestra unidad tuvimos un brote, hubo un grupo de cuatro funcionarios que salieron positivos y al mismo tiempo, tuvimos tres casos de pacientes positivos en la unidad, gran parte de ellos venían de otros servicios, eso nos llevó a una reestructuración bien amplia en cuanto al manejo de cómo podíamos velar por el riesgo del pacientes, de sus familiares y al que se exponía la unidad, lograr ese límite fue complejo, también nos contactamos con la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del Hospital Sótero del Río para intercambiar experiencias”.

 

Equipos de trabajo

 

Con respecto a la readecuación de los equipos de trabajo, la Enfermera Supervisora de la UHD del Hospital van Buren, Sandra Flores, comentó que “habitualmente nuestra unidad tiene tres equipos que salen a terreno, conformados por una enfermera y un técnico paramédico, más el kinesiólogo y la nutricionista, sin embargo, tuvimos que reorganizando porque los funcionarios que estuvieron en cuarentena, además, un equipo fue redistribuido a otro servicio del hospital, ahora seguimos atendiendo a nuestros pacientes pero solo con un equipo que, a su vez, se divide en dos porque, tanto la  enfermera  como la paramédico salen por separados a cubrir el territorio para poder mantener la calidad de la atención para que no afecte a nuestros pacientes, a quienes se suman el kinesiólogo y la nutricionista, nos organizamos día a día, dependiendo la cantidad de pacientes”.

 

Atenciones en terreno

 

En cuanto a las atenciones que realizan en las salidas a terreno, la profesional del cuidado explayó que “en estas salidas a terrenos, el kinesiólogo se encarga de las terapias respiratorias a pacientes no covid, la rehabilitación motora de personas que han tenido una estadía prolongada o que vengan de alguna cirugía traumatológica como fractura de cadera, también los accidentes cerebrovasculares, en el caso de la nutricionista, ella evalúa a todos los pacientes y según el caso, ve la necesidad o no de hacer más controles y requiere apoyo con algún suplemento, en relación a la atención de enfermería, son curaciones avanzadas, toma de exámenes, tratamiento de antibióticos, ajuste de Tratamiento Anticoagulante Oral, pielonefritis, hidratación, control y seguimiento de exámenes, entre otras y  la parte médica la ve el facultativo  jefe de la unidad que también sale a terreno, con el resto del equipo que se divide entre las salidas a terreno para hacer ingresos, altas y controles y además, un profesional se queda en el hospital”.

 

Estefanie Astudillo es una de las enfermeras que continúa saliendo a terreno, la profesional indicó que, a pesar de las dificultades, “hemos cumplido el objetivo del servicio como tal, tanto la enfermera, en este caso yo, como la técnico paramédico,  realizamos la atención optima del paciente pero nos toma más tiempo, antes nos demorábamos 20 a 30 minutos promedio, ahora un poco más, también, nos dividíamos el trabajo en el domicilio porque el  técnico controlaba al paciente, desinfectaba todo los insumos, ahora, cada una tenemos que hacer todo el procedimiento sola, controlar, desinfectar insumos, preparar medicamentos, etcétera”.

 

Por último, el jefe de la UHD, Dr. Abraham Parra reflexionó que “podemos tener la tranquilidad de que hemos logrado manejar a nuestros pacientes como corresponde, ninguna visita se ha suspendido cuando ha sido necesaria, hemos logrado dar las altas a tiempo, con sus tratamientos y exámenes de manera oportuna, un gran aporte ha sido el control telefónico diario que nos ha permitido que las personas se sientan en contacto con el hospital y perciban que nos estamos preocupando por ellos y a nosotros como médicos nos permite tomar una acción más activa en cuanto a la vigilancia de nuestros pacientes a pesar que están en sus domicilios”.